Elite financiera maneja el mundo

Mar, 04/10/2018 - 07:30 -- alerta
Luis Bravo Villarán
 
por Luis Bravo Villarán; luisbravo1944@gmail.com
 
10-4-2018
 
En el mundo y más en América, ha quedado demostrado que tanto el sistema neoliberal como el sistema socialista han fracasado y sucumbido a la corrupción.
 
Pocos saben que ambos sistemas son manejados por la élite financiera que desde el siglo XVIII se fue empoderando a través de controlar prácticamente todos los bancos centrales, comenzando por Alemania, Inglaterra, Francia, Italia, Austria, EE.UU., Rusia (luego de la revolución bolchevique) y así el 99% de los países incluido el Banco de China; y claro también el BCR peruano que se crea por ley en 1922, pero que es coordinado de afuera colocando los directorios a discreción. Este movimiento elitista financiero, es el que se conoce como el Nuevo Orden Mundial–NOM, que incluso ha sometido a la Iglesia Católica.
 
El NOM maneja las llamadas ‘derecha’ afines al (dizque) “libre mercado”; pero también maneja las llamadas ‘izquierda’ a través de ONGs y fundaciones que aportan para movilizar las masas izquierdistas a voluntad de acuerdo al vaivén político y según su conveniencia, donde el más notable operador es el conocido George Soros, que en Perú financió (todos lo saben) la Marcha de los 4 Suyos y recientemente las marchas anti-K para poner a su agente PPK en el poder. Si esto no es claro para los peruanos, no conocemos la realidad de cómo se mueve el mundo.
 
Hoy contra todo pronóstico mediático, cayó el gobierno de PPK, sometido a ese poder y del que fue agente desde décadas atrás. Pocos saben que PPK representó en 1988 a los EE.UU. en el Grupo Bilderberg (NOM) y que formó parte del Consenso de Washington en el que se basó la privatización en el Perú de los 90, cuando el referido agente participó activamente en la privatización del sector energía que culminó exitosamente la entrega del gas peruano (Camisea) a intereses norteamericanos y chilenos, entre otras decisiones dirigidas desde el poder de la élite financiera y que culmina concediendo la exploración-explotación del petróleo peruano en el zócalo continental a intereses ingleses afines a su tendencia. La historia a partir del año 2000 es bien conocida. El piloto automático, (PPK), participó y manejó a los sucesivos gobiernos corruptos del presente siglo, hasta que llegó (error estratégico) a la presidencia de nuestro país.
 
Gracias a ese error cayó el velo y estamos frente a una realidad: el sistema fracasó y esta es la oportunidad del gobierno que constitucionalmente ha tomado la posta.
 
Si el gobierno de Vizcarra tiene éxito, habremos aprovechado esta oportunidad única. Para ello, Vizcarra debe constituirse en un gobierno anti-sistema de centro y llegar con un Perú diferente -en desarrollo- al año 2021.
 
Si fracasa por continuar el sistema que deja PPK y los anteriores gobiernos corruptos, se habrá perdido esta oportunidad única y vendrá un gobierno anti-sistema de izquierda radical (incendiaria), probablemente liderado por algún ex militar, que desparecerá al sistema (actual), incluyendo a las pretensiones izquierdistas actuales (que, como es claro, sin probablemente saberlo, han formado parte del sistema) y de paso difuminará al Perú pero -lamentablemente- gozará de aceptación popular, hasta que nos lleve a una situación peor que la de Venezuela de Maduro.